La energía geotérmica es el calor procedente del interior de la Tierra. Esta energía es económica y ecológica, ya que parte de este calor procede de la radiación solar (que es absorbida y acumulada por la Tierra), del calor residual (de cuando se formó el planeta hace 4.500 millones de años y que todavía está llegando), y por otra parte proviene de la desintegración de isótopos radiactivos, (presentes en la corteza y en el manto).

Gracias a ella, aprovechamos la temperatura constante existente dentro del terreno para absorber o disipar calor en la instalación. Es una técnica que utiliza el calor procedente del interior de la tierra para climatizar espacios. Esta energía se puede utilizar tanto para calefacción en invierno como para refrigerar en verano, así como para ACS durante todo el año.